Outlet Montaña

Envíos de 3 a 5 días laborables. Gratis a partir de 60€. Consigue 5€ de descuento si te registras como usuario

Guía de buenas prácticas en la montaña

Las salidas a la montaña son muy comunes durante todo el año, siendo el verano la época de esplandor cuando el grueso de la gente visita las montañas. Cada persona tiene una “estrategia” o “costumbres” a la hora de hacer una excursión o visitar el medio natural, pero en todas tiene que haber un componente común: el respeto hacia el medio y entorno que se va a visitar y la seguridad del visitante.

Por ello, desde Outlet Montaña, queremos contribuir con nuestros lugares favoritos a través de esta guía, con la que pretendemos concienciar a nuestros usuarios de lo importante que es tener un buen comportamiento con las montañas y consigo mismos. A continuación te presentamos una guía de 10 de prácticas que consideramos básicas a la hora de realizar una salida a la montaña.

1. Conocer los detalles de la ruta

Es indispensable conocer los detalles de la ruta, no solo los datos técnicos como la distancia, desnivel y tiempo, si no que también información sobre cómo se encuentra el terreno por donde ese transita, si tiene tramos especiales, puntos con mayor dificultad…

Disponer de ese conocimiento restará incertidumbre a la ruta y aumentará la seguridad de lo visitantes. Combinando estos conocimientos sobre el estado del terreno y del recorrido con un dispositivo GPS con el track de la ruta descargado, es posible adentrarse en una ruta de montaña con una mayor tranquilidad.

Ejemplo detalles ruta. Fuente: wikiloc

2. Hidratación

La hidratación en cualquier actividad de montaña es fundamental: el sudor es el mecanismo que utiliza nuestro cuerpo para refrescarse al aumentar la temperatura interna del cuerpo debido a la actividad física. Toda ese agua que perdemos la tenemos que recuperar hidratándonos correctamente antes y durante la actividad, aunque no tengamos sed. En los meses de primavera y verano la hidratación nos ayudará a evitar golpes de calor, entre otras cosas.

Es por ello, que en relación con el punto anterior, uno de esos detalles de la ruta que debemos conocer es la presencia o no de agua en el recorrido: fuentes, arroyos, etc. sobre todo si hablamos de trekkings de varios días, donde el peso en la mochila cobra especial importancia. 

Para hidratarse en la montaña existen unas reglas básicas que todos debemos seguir para no ingerir agua contaminada y disfrutar de la actividad 100%, sin gastreonteritis de por medio :). Si no existen fuentes de agua potable durante la ruta, encontrarás cascadas, arroyos, lagos… pero ¡CUIDADO! No es para nada recomendable beber de este agua, ya que no sabemos si está contaminada o no, aunque probablemente lo esté de residuos ganaderos. No obstante existen algunas técnicas para filtrar y purificar el agua:

  • Pastillas potabilizadoras
  • Hervir el agua
  • Filtros portátiles de succión
  • Bomba de filtrado portátil

 

3. Vestir ropa diseñada para la montaña

Cada terreno requiere de una ropa diferente con unas características específicas que la hagan óptima para cada circunstancia. En este caso, la ropa óptima para salir a la montaña debe ser: cómoda, transpirable, de rápido secado… Algunos ejemplos 👇

Polo Trangoworld Malaui Mujer
Camiseta Trangoworld Shiga Hombre
Pantalón Trangoworld Saro mujer
Pantalón Trangoworld Buron Hombre

Es importante, además de la ropa, llevar el calzado adecuado. No es lo mismo salir a dar una vuelta por un sitio sin irregularidades en el suelo que en la montaña, donde es mucho más probable que el suelo sea irregular. Por ello, es también indispensable llevar unas botas de montaña que sujeten de manera correcta el pie y tobillo, que sean de calidad y, sobre todo, que sean cómodas para el usuario que las viste.

 

4. Llevar material de montaña adecuado

De la misma manera que la ropa, es importantísimo llevar el material adecuado en caso de realizar una modalidad deportiva que requiera de él. Es primordial conocer qué características tiene el terreno en el que se va a desarrollar la actividad deportiva, priorizando en todo momento nuestra seguridad. En ningún momento se debe dejar material en el domicilio sin tener la certeza de que nos vamos a encontrar en una situación en la que requieramos de él.

Hay dos productos muy famosos que la gente es reacia a llevar porque “pesan” o porque “seguro que no quedará nieve o hielo”: los crampones y el piolet. Son indispensables en caso de realizar travesías en nieve en las que puedan darse lugar situaciones de peligro.

Ocurre lo mismo en ocasiones con el casco, arnés y la cuerda en la escalada o ascensos a picos que requieran de trepadas. Al fin y al cabo, cada uno debemos de asegurarnos de nuestra propia integridad, algo que en ocasiones a la gente se le olvida y pasa por riesgos que son casi completamente evitables trayendo consigo el material oportuno.

5. Consultar la metereología periódicamente

Factor fundamental, algo que se debería hacer sí o sí antes de cada salida a la montaña. Puesto que las actividades se realizan en el medio natural, se depende del tiempo atmosférico que va a hacer durante todo el desarrollo de la actividad. Es indispensable ir revisando la metereología durante los días previos y el mismo día del comienzo de la ruta. La montaña es un medio donde el tiempo es muy cambiante y en ocasiones, incluso sin que esté previsto, se puede dar un giro inesperado y caer una tormenta que pone en peligro a los usuarios que allí se encuentran.

Si las previsiones no son buenas, es recomendable cancelar la salida o buscar una alternativa en un lugar donde la previsión sea mejor. En época estival, son comunes las tormentas tardías con un gran componente eléctrico que descargan con fuerza en las zonas más altas.

De la misma manera, en una situación en la que el tiempo de un giro inesperado en mitad de una ruta, se debe valorar la situación y, si no se ve de todo clara cual va a ser la evolución del tiempo, darse la vuelta y alcanzar el objetivo en otro momento u ocasión.

 

6. Conocerse a uno mismo

Es, sin duda, de las prácticas o, en este caso, de las condiciones que se deben cumplir si o si a la hora de realizar una actividad en la montañaCada persona dispone de unas capacidades diferentes para según qué tipo de actividad. Por ello, antes de adentrarse en una que conlleve algo de riesgo o una que no se haya practicado nunca, es primordial conocer qué capacidad y limitaciones se tienen.

Con la práctica se gana confianza y con la confianza se disminuye el riesgo al afrontar situaciones con un componente de dificultad.

Por lo tanto, en caso de adentrarse en una de estas situaciones que conllevan algo más de riesgo que del nivel al que estamos acostumbrados, es importante acompañarse de gente que disponga del nivel necesario para afrontar dichas situaciones y pueda aconsejar sobre cómo hacerlo de la mejor manera.

7. Disponer de una federativa de montaña vigente

Es común ver que personas se adentran en actividades con un gran componente de riesgo sin disponer de una federativa de montaña. Con esto no se pretende decir que se reduzca el porcentaje de probabilidades de sufrir un accidente, si no que en caso de producirse, el seguro cubre al accidentado y paga gran parte de la intervención en el rescate.

Las personas acostumbradas a frecuentar las montañas se exponen a riesgos de manera continuada. Puede, y esperemos que sea así, que nunca ocurra nada, pero en caso de ocurrir, la federativa es tu mejor amiga a la hora del rescate. Los trámites son bastante más sencillos y, en caso de tener que ser rescatado de un lugar al que únicamente puede acceder un helicóptero, el coste es prácticamente sufragado por la aseguradora. 

Por otro lado, federarse supone otras ventajas para el federado, como descuentos en refugios y otros establecimiento, acceso a cursos de montaña… Además, con el dinero de la licencia, se construyen más albergues y refugios, se ayuda al mantenimiento y señalización de rutas, promueves la difusión de los deportes de montaña a través de los clubes adheridos…

Así que, ¡a federarse! Os dejamos por aquí la info sobre las ventajas de federarse:

8. Llevar un botiquín de emergencias

Disponer de un botiquín de emergencias en la salidas es otra de las mejores recomendaciones que os podemos hacer desde Outlet MontañaEn ocasiones se producen leves heridas o accidenes que, sin llegar a causar ningún problema grave, se pueden solucionar con pocos elementos que llevemos en un botiquín. Según la revista Desnivel, el botiquín mínimo necesario para una escapada de un día incluye lo siguiente: 

  1. Manta térmica
  2. Comprimidos de ibuprofeno de 600mg (1 o 2)
  3. Aguja
  4. Hoja de bisturí
  5. Paquete de gasas estériles de 20×40
  6. Cinta americana 
  7. Teléfono móvil

Con estos pocos elementos se puede tratar la zona afectada ante un pequeño accidente o herida, y en función de su gravedad, continuar con la ruta o solicitar el rescate. Dentro de estos 7 elementos, destaca la manta térmica de emergencias, que permite mantener el calor el invierno y la frescor en verano ante un accidente en el que se tenga que esperar el vehículo de rescate.

9. No dejar impacto de nuestro paso por la montaña

Las montañas sufren la alteración que el ser humano causa al visitarlas, por lo que es primordial tratar de reducir al mínimo nuestro impacto en ellas. Es importante dejar el medio natural tal y como nos lo encontramos, o incluso mejor si es posible. Son muchas las consecuencias que sufre ya el medio natural de por sí y nuestro paso por ella está agravando su situación. Por ello, es importante tratar de cuidar y mantener nuestras montañas para así proteger la fauna y la flora que habitan en ellas.

Pequeños actos como, por ejemplo, llevarse todos los desperdicios que se generen y porteriormente reciclarlos, pueden ser diferenciales a la hora de reducir nuestro impacto y contribuir al correcto mantenimiento y evolución de nuestras montañas.

10. Cumplir la normativa aplicada a los animales y mascotas

Es muy común que personas visiten los entornos de montaña con sus perros, y es que los animales disfrutan también de los recorridos y del entorno. Cada entorno de montaña tiene una normativa que se debe cumplir para la correcta convivencia con el resto de usuarios. En algunos Parques Nacionales o incluso en Sierras o pequeños bosques, hay regulación que afecta a cómo se deben transportar los animales en ese entorno, aparte de otras regulaciones. 

En ocasiones, y es muy común, algunos usuarios no cumplen estas normas y los animales pueden llegar a afectar al entorno, ya sea a los otros usuarios o a la misma montaña. Por ello, es primordial ajustarse y cumplir la normativa.

 

Y esto es todo por hoy, esperamos que este artículo os haya sido de utilidad. Nos vemos en el próximo 🙂

 

Carrito de compra