Outlet Montaña

Envíos de 3 a 5 días laborables. Gratis a partir de 60€. Consigue 5€ de descuento si te registras como usuario

Consejos para equipar tu mochila de trekking

El disfrute de una ruta de senderismo o travesía comienza con una buena planificación y organización de la mochila de trekking. Pero, ¿cómo preparar la mochila trekking? ¿Qué material es imprescindible llevar? ¿Cuál es el peso máximo que uno puede portar para que la actividad sea segura?

En un primer momento parece imposible que en una simple mochila de senderismo uno pueda llevar a sus espaldas todo lo que va a necesitar para estar en la montaña varios días. La experiencia es muy importante por que, tras varias rutas realizadas, uno se puede ir dando cuenta de lo que es realmente imprecisdible y lo que no. Sin embargo, hay unas normas básicas y unos consejos que todo el mundo debería seguir (tanto si es tu primera ruta como si no) para equipar la mochila de trekking correctamente y no sufrif en la actividad por la cantidad de peso o, en su defecto, no correr riesgos por no llevar lo necesario.

Tipos de mochilas para montaña: capacidad, características, etc

Antes de señalar los tipos de mochilas para senderismo, es importante recalcar que, utilizar una mochila u otra, va a depender del tipo de actividad que realicemos (escañada, alpinismo, senderismo, trail running…I), y lo que es más importante, cúanto tiempo vamos a estar en la montaña. Es decir, no es lo mismo realizar una salida de un día, que una travesía de varios dias. Lo que sí que es común en todos los casos, es que va a ser necesario una buena mochila: resistente, con varios compartimentos, confeccionada con tejidos de calidad… Otro aspecto muy importante en el que uno debe de fijarse a la hora de elegir una mochila de montaña es que esta sea cómoda y ligera.

En general, las mochilas de montaña suelen ser de:

  • Menos de 20L, para excursiones cortas o actividades como trail running. Su comodidad también las hace ideales para poder ser utilizadas a diario. Realmente son muy completas, cuentan con varios bolsillos internos y externos, y además suelen incluir un espacio para la tablet o bolsa de hidratación.
  • De 20 a 40L, para salidas de un día o incluso una noche (si es en temporada estival) o excursiones en temporada invernal (aunque deberán contar con elementos como porta piolets). No suelen pesar más de 600 gramos, y además de ser muy cómodas, llevan unas correas ajustables y cinturón lumbar adaptables al cuerpo del senderista. Estas deben contar con una gran cantidad de bolsillos distribuidos por toda mochila, en donde guardar diferentes objetos. Es importante que estas mochilas inforporen el cinturón lumbar, para distribuir correctamente todo el peso a lo largo de la espalda.

MOCHILA TRANGOWORLD SALATHE 45 NYLONPS AZUL

  • De 40 a 65L,  para rutas de varios días. Estas mochilas son multifuncionales y más espaciosas, disponen de una organización que ofrece un amplio abanico de posibilidades. Cuenta con numerosos bolsillos, espacio y sujeciones para los bastones, sacos de dormir, bolsa de hidratación… Es fundamental que el respaldo sea acolchado, correas ajustables en el pecho, y cinturón lumbar para que hombros y espalda no sufran tanto.

MOCHILA TRANGOWORLD FARAW 65 NYLON GRIS

Como se ha comentado el líneas anteriores, el tejido con el que está confeccionado la mochila también es muy importante. Este tejido tiene que ser resistente y, sobre todo, repelente al agua o impermeable, para que todo lo que llevemos en el interior no se moje ni coja humedad. Si tu mochila no es impermeable, en Outlet Montaña disponemos de una solución perfecta: el cubremochilas.

CUBREMOCHILAS LIGHT ON NARANJA

 

¿Qué debe incluir una mochila de senderismo?

La elección del material a incluir en una mochila de senderismo va a depender del tipo de ruta a realizar, duración de la ruta, lugar donde se vaya a pernoctar, época del año, condiciones meteorológicas, etc. Siempre que se salga a realizar alguna ruta por la montaña, en la mochila de senderismo nunca debe de faltar:

  • Agua botella de litro y medio y pastillas potabilizadoras por si no existe la posibilidad de disponer de agua potable durante la ruta. La hidratación es factor clave para alcanzar todos los objetivos.
  • Fruta, frutos secos o incluso algún bocadillo.
  • Gafas de sol, sombrero o gorra, braga de cuello, crema solar (para el cuerpo, cara y labios), repelente de mosquitos, bastones de trekking,
  • Ropa y calzado adecuado: cortavientos, camisetas técnicas, pantalones de montaña, ropa interior suficiente, gorro, guantes, chaqueta Gore-Tex, buenas botas para caminar que mantenga el tobillo sujeto y no resbale tanto como una zapatilla de goma, etc.
  • GPS, brújula o móvil.
  • Botiquín básico y neceser en el que se incluyan antibióticos, sales minerales, antiinflamatorios, apósitos, antisépticos, vendas, gasas, tiritas, pequeñas tijeras, etc.
  • Linterna, navaja
  • Kit de supervivencia: manta térmica, pastillas potabilizadoras, funda impermeable…
Fuente: https://blogs.forumsport.com/

La ligereza: tu mayor aliado

El peso que llevemos en la espalda va a condicionar nuestro rendimiento en la ruta. Por ello, el peso de la misma va a estar determinado por las condiciones de ruta que realicemos y la duración de la misma. Si por ejemplo, la ruta es corta (de un día), en verano, con buena previsión meteorológica, con agua potable en el camino y sin presencia de neveros, no tiene sentido cargar un saco de dormir, piolets y crampones, dos botellas de agua y mucha cantidad de comida. Si por el contrario, la ruta es en otoño, con probabilidad de nieve, con riesgo de que la ruta se alargue y haya que pernoctar, la cosa cambia.

Existe una teoría que dice que la mochila debería de pesar como mucho entre el 10% y 20% del peso del senderista que la lleve.

Generalmente si uno no es experto en preparar mochilas de montaña, atraviesa las siguientes fases:

  • La primera fase consiste en meter todo que quepa en la mochila, pero evidentemente uno se percata de que es misión imposible poder cargar con ella y empieza a sacar cosas realmente innecesarias.
  • Reducido el equipaje uno llega a la fase de “el por si acaso” en donde uno también se da cuenta que resulta complicado cargar con todo el peso durante todo el tiempo.
  • Finalmente, si se está bien informado, se llega a la fase de llevar “solo lo imprescindible y necesario”, teniendo en cuenta la seguridad y las características de la ruta, llegando a la conclusión de que la “ligereza es el mejor  aliado para disfrutar de una buena ruta senderista”.

Entre el material necesario que no debe de faltar en una mochila de senderismo destacamos:

Elementos de seguridad y botiquín básico

Importante incluir en la mochila trekking un kit de supervivencia (manta térmica, linterna, navaja, mechero, brújula, batería externa, silbato, documentación personal, teléfono móvil, linterna, cuerdas, etc.); así como pequeño botiquín básico, el gran olvidado en la gran mayoría de las salidas, que contenga: alcohol, algodón, esparadrapo, agua oxigenada, vendas, gasas, etc., además de algún medicamento antiinflamatorio y antihistamínicos para los casos de alergias.

Comida y agua

La hidratación es fundamental en toda práctica deportiva y más en aquellas prácticas realizadas en el medio natural. La hidratación va a permitir que el organismo funcione mucho mejor y se recupere antes. Como ya hemos comentado, nos deberemos informar si la ruta va a disponer de agua en el recorrido, y si esta va a ser potable, para dar con la cantidad de agua que debemos llevar.

Respecto a la alimentación, se recomienda llevar alimentos que nos aporten energía, como frutos secos, además de la comida principal.

Ropa de recambio

Muy aconsejable llevar algo de ropa de recambio, pues a la hora de salir a la montaña es importante sentirse protegido. Dependiendo de si la ruta se realiza en verano o invierno, variará el tipo de ropa de recambio a incluir.

Si la ruta se realiza en verano, deberá de incluirse en la mochila de senderismo:

  • Camiseta de maga corta transpirable para cambiar en caso de mucho sudor
  • Gorra para protegerse del sol
  • Pantalón corto y calcetines transpirables
  • Forro polar o algo de abrigo por si se hace de noche o si hace frío en la cima
  • Chubasquero si se esperan lluvias

Si la ruta se realiza en invierno, deberá de incluirse en la mochila trekking:

  • Chubasquero para la lluvia (si nuestra chaqueta no es impermeable)
  • Forro polar extra
  • Camiseta térmica extra
  • Calcetines, gorro, cuello polar

No importa si hace frío o calor, el senderista siempre ha de llevar consigo una bolsa de plástico que será utilizada para echar todo residuo generado a lo largo del día.

Estos son los consejos básicos que debemos seguir para equipar nuestra mochila de senderismo. ¿Se te ocurre alguno más? ¡Déjanoslo en los comentarios!

 

Carrito de compra