Cómo elegir tus botas de montaña

Cómo elegir tus botas de montaña

Cuando vamos a realizar una actividad en la que nuestros pies van a ser los principales responsables de su consecución, es fundamental escoger el calzado adecuado o, de lo contrario, podríamos sufrir malas posturas, tropiezos e incentivar el agotamiento.

A la hora de elegir unas botas de montaña es fundamental tener en cuenta nuestra fisiología del pie, para qué actividad deportiva vamos a utilizarlas y qué grado de dificultad vamos a alcanzar en ella.

Las botas de trekking y alta montaña están fabricadas atendiendo a elementos como el clima, el terreno o la resistencia y, cada una de ellas contará con características específicas que permitan practicar dicha actividad de la forma más eficiente posible.

Tipos de botas de montaña

Para clasificar las botas de montaña, los fabricantes se basan en una de las características que mayor implicación tendrá en el desempeño de la actividad deportiva: la rigidez. Atendiendo a la misma, podemos clasificar las botas de montaña en cuatro tipos:

  • B0: Son las botas más sencillas que pueden ser utilizadas en todas las estaciones, excepto en invierno. Disponen de una suela muy cómoda y flexible que se adapta a terrenos estables, aunque nunca podremos usar crampones con ellas.
  • B1: Estas botas de montaña disponen de una suela rígida que permite realizar actividades por terrenos más escarpados. Podremos emplear crampones flexibles de correas (C2) pero siempre para caminos sencillos y con poca pendiente. Sin duda, pueden convertirse en nuestros mayores aliados para largas caminatas en la montaña fuera de la estación invernal.
  • B2: Son botas semirrígidas, que disponen de cuña más alta y una mayor sujeción en el tobillo. Están diseñadas para actividades de invierno en alta montaña por lo que su nivel de protección y rigidez es bastante elevado. Al igual que las botas B1, con estas podremos usar crampones (C2), además de crampones semiautomáticos.
  • B3: Son las botas de montaña más rígidas que existen y están diseñadas específicamente para alpinismo, expedición y escalada en hielo. La suela es completamente rígida y disponen de punteras para poder usar crampones (C3) y automáticos.

Qué elementos debemos tener en cuenta a la hora de elegir nuestras botas de montaña

A la hora de escoger nuestras botas de montaña debemos valorar seis aspectos que influirán tanto en la comodidad como en la funcionalidad de las mismas:

Altura de la caña

Las botas de montaña siempre van a tener caña media o alta y la elección siempre dependerá del nivel de protección que busquemos. Aunque las botas de caña media son más cómodas, las de caña alta aportan una mayor protección, por lo que serán las más indicadas para la práctica deportiva en climas adversos.

Durabilidad

Para distinguir unas botas duraderas hay que fijarse siempre en las costuras. Unas botas de montaña que dispongan de pocas costuras, pero reforzadas no sólo alargarán su vida útil, sino que aportaran una mayor impermeabilidad.

Material y peso

Por norma general, las botas de montaña pueden ser de dos materiales: piel o sintéticos. La piel es un material mucho más pesado, por lo que si buscamos botas de montaña ligeras debemos comprobar que están fabricadas de sintéticos que, además de reducir el peso, aportan mayor transpirabilidad.

Tipo de suela y agarre

La suela es uno de los elementos más importantes de las botas de montaña, ya que determinará la estabilidad. Es fundamental que antes de elegir la suela sepamos las condiciones del terreno. En este aspecto, por ejemplo, si vamos a utilizar nuestras botas por superficies nevadas debemos comprobar que la suela sea antideslizante y si las empleamos para terrenos escarpados, que cuenten con un buen agarre.

Uso de crampones

Como hemos visto anteriormente, cada tipo de bota de montaña está adecuada al uso o no de crampones y a unos modelos específicos.

Talla

Debemos probarnos siempre las botas con calcetines y comprobar dos cosas: que se ajustan correctamente a nuestra fisiología y que la punta de los pies no toca la puntera.

Cómo cuidar las botas de montaña para que duren más tiempo

A diferencia de cualquier otro tipo de calzado, las botas de montaña se desgastan mucho más rápido, ya que la fricción es mayor y están expuestas a terrenos y climas adversos.

A continuación, os dejamos algunos consejos para que alarguéis su vida útil:

  • Cada vez que emplees las botas de montaña debes lavarlas con cepillos suaves. De esta forma, se elimina toda la suciedad sin desgastar los materiales con los que están fabricadas.
  • Recubre tus botas con cera específica para calzado. Esto ayudará a que el material se estire un poco haciendo que sean más cómodas y evitando así las grietas.
  • Cuando termines la actividad deportiva y las hayas limpiado, sécalas al aire libre, nunca cerca de radiadores o estufas y siempre, una vez hayas quitado las plantillas.

Join the conversation

Search xn--outletmontaa-khb.com

Login

Create an account

Tus datos personales se utilizarán para procesar tu pedido, mejorar tu experiencia en esta web, gestionar el acceso a tu cuenta y otros propósitos descritos en nuestra política de privacidad.

Password Recovery

Lost your password? Please enter your username or email address. You will receive a link to create a new password via email.

SHOPPING BAG (0)